Registro de Obra en proceso en Voltaje Salón de Arte y Tecnología, 2016 

OBRA EN PROCESO (2015)

Obra en proceso presenta al espectador en formato instalación, el estudio de las dinámicas diarias que siguen los obreros habitantes de un mundo paralelo al nuestro. Este funciona bajo ciertas condiciones diferentes a las que nosotros experimentamos a diario. Una piedra suspendida y cinco videos de paisajes, exponen el imaginario y la sensación que sentiría cualquiera de nosotros si por alguna razón llegara a ser parte de este mundo en miniatura.Cuando la sensación del tiempo se distorsiona y comienza a concebirse como algo denso, pesado e infinito, la configuración mental de los individuos que viven bajo este estado, poco a poco comienza a mutar.

Registro panorámico instalación Obra en proceso, 2015

Registro Obra en proceso en A lo hecho pecho de la Universidad de los Andes, 2015 

La relativa inmensidad física de estos lugares de escala reducida envuelve a sus habitantes en una soledad abrumadora y hace de su presencia algo casi insignificante. Finalmente, los obreros que se convierten en metáforas del trabajo del artista, desarrollan un gusto particular por los procesos sin finalidad donde pueden derrochar, en actividades de construcción, todo el tiempo que su mundo les permite.

El tiempo es tortuoso y pesado, es denso y elástico como una arropía. Es un tiempo que pasa lento, tan lento que a veces pareciera ser infinito. Esto sin duda influye en los obreros. Hay suficiente tiempo para derrochar, dudar, esperar y palpar la duración de los momentos. Es un tiempo profundo que posibilita todo lo que sus habitantes deseen hacer, pero al mismo tiempo no es tan permisivo y los atrapa en su espesor hasta volverlos esclavos y amantes de los procesos sin finalidad.

Encuentre el texto completo aquí

Videos que componen Obra en proceso, 2015

Still de video. Obra en proceso, 2015

Obra en proceso, de Sonia Rojas, muestra un lugar imposible, poblado por pequeños obreros casi imperceptibles, obreros que repiten una acción eterna. Este microcosmos de tiempo y espacio se esconde y desaparece, pasa casi desapercibido excepto para las personas que se detienen a ver mas allá de lo aparente, para los demás, que pasan con afán, la obra es un paisaje normal, algo como lo que se que se ve desde el vidrio de un auto en movimiento.

Fragmento del texto curatorial de Eso que habita, 2017

Carmen Gil Vrolijk